Aprendiendo un nuevo idioma: con el sentido del oído

Pubblicato da Tusclases

Escuchar música, sin duda fue una de las formas más efectivas que encontré para entender el inglés, y lo siguió siendo cuando comencé a estudiar italiano.

Trova il tuo insegnante ideale

Básicamente porque tomas a tus grupos y cantantes favoritos del idioma que buscas aprender y te sumerges en sus letras, ritmos y sonidos.  

¿Alguna vez viste la película The Terminal con Tom Hanks?, donde su personaje Vicktor Navorski, al no saber hablar inglés, no entiende qué está pasando en su país y no puede leer los titulares de los noticieros. En medio de su desesperación, se puso a buscar una manera de aprender inglés por su cuenta lo más rápido posible. Pronto se le ocurre comprar en una tienda de suvenirs dos ejemplares de la misma revista, una en ruso, su idioma natal y otra en inglés.

Así, sin más, se puso a leer el mismo texto en ambos idiomas, y poco a poco fue aprendiendo inglés. Claro, en la cinta, parece que Navorski aprendió inglés mágicamente con este único método, y en parte es posible, aunque la verdad no es tan simple como en la película. Pues ése mismo método usé yo para aprender inglés, sobre todo para aprender a leerlo con fluidez y a mejorar la pronunciación.

El método funciona prácticamente igual a lo que nuestro querido personaje encarnado por Tom Hanks hizo. Tomas una canción que te guste, descargas la letra en el idioma original y  buscas su traducción a tu idioma. En mi caso, allá por los años 2002, 2003, cuando ni siquiera existían las redes sociales como las conocíamos, y muchas aplicaciones de traducción eran bastante arcaicas, yo no me fiaba de los traductores.

De hecho yo usaba en la escuela el antiquísimo diccionario Español-Inglés. Era una libro si bien pequeño, pero bastante grueso que debía cargar como un ladrillo en mi mochila todos los días a la escuela.

Así que para encontrar traducciones de una canción, yo recurría a sitios de música especializados en la traducción. Y aunque no eran 100% acertados, eran las mejores traducciones que se podían encontrar en aquellos años.

Recuerdo que iba a los Cybercafés para descargar e imprimir las letras de mis canciones favoritas en los dos idiomas  y en una misma hoja, de modo que los mismos versos estuvieran a la misma altura y así identificar fácilmente la traducción de cada uno. También descargaba los archivos de audio en formato mp3 que obtenía a través de un programa ilegal de descargas muy famoso por aquellos años, el legendario ARES.

Esto lo hacía porque en aquel tiempo no existía Spotify y la únicas maneras de escuchar música era, o comprando el CD original (o pirata) o escuchar en Youtube la canción, pero esto solo lo hacían quienes tenían internet en casa, yo no tenía, pero además tampoco tenia suficiente dinero para comprar las copias piratas de mis discos ya que en esos años no era tan popular el rap en inglés en la zona donde yo vivía, o sea, nadie vendía copias piratas de rap en inglés en mi barrio. ¡Vamos, que estaba financiera y tecnológicamente limitada en esos años!

Ahora se imaginarán, con todo el esfuerzo que me costaba conseguir las letras y las pistas de mis canciones favoritas ¡Cuánto interés tenía por este cantante y sus letras!

Al llegar a casa sacaba las letras recién impresas, las leía y al mismo tiempo leía la traduccion, párrafo por párrafo. Trataba primero de entender el significado de cada verso. Si había una palabra que no entendía, la marcaba y seguía leyendo todo lo que lograba entender.

Después, reproducía la pista, primero escuchaba la letra y trataba de leerla al mismo tiempo del cantante y ponía mucha atención a la pronunciación. Había veces que las palabras pasaban tan rápido que debía detener la pista y repetirla muchas veces antes de poder captar bien los sonidos. Y hacía esto hasta que se terminaba la canción.

Yo podía pasar días enteros escuchando la misma canción, repitiéndola una y otra vez. Los pocos discos que logré conseguir ¡se rallaron! de tanto reproducirlos. Pero después de horas y horas en los cibercafés, y otras interminables horas escuchando música llegó el día en que me sabía la letra completa de muchas canciones en inglés. Entendía su significado y sobre todo PODÍA PRONUNCIAR BIEN LAS LETRAS. 

Esto se empezó a notar muy rápido en la escuela. Empecé a mejorar muchísimo en las clases. Los exámenes se hicieron cada vez más fáciles y mis maestros me empezaron a inscribir en actividades extracurriculares donde podía poner en práctica mi dominio del idioma. 

Sin darme cuenta, sin "estudiar" las reglas gramaticales, sin leer libros de inglés, pude dominar un idioma completamente nuevo para mí. 

Pero esto sólo fue el principio de mi aventura con los idiomas.

Ti è piaciuto? Condividilo
© 2007 - 2022 Letuelezioni.it è un membro della famiglia GoStudent Mappa del sito: Insegnanti privati